Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

abaco pension alimentos

Cada día nos plantean nuestros clientes en nuestro despacho, una y otra vez, la cuestión relativa a ¿Qué gastos deben tener la consideración de extraordinarios y corren a cargo de ambos cónyuges por mitad? ¿Y cuáles deben ser considerados como ordinarios y por tanto incluidos en la pensión de alimentos?, si bien ante estas preguntas resulta extremadamente difícil asegurar con certeza jurídica al respecto trataré en este breve post de poner un poco de orden al hilo de una reciente Sentencia dictada por nuestro Tribunal Supremo recientemente:

Son gastos extraordinarios los que generen los hijos y que tengan carácter excepcional, imprevisible, necesario y adecuado a la capacidad económica de ambos progenitores.

En la normalidad de los casos lo acordado respecto a estos gastos extraordinarios por los cónyuges es que sean sufragados por ambos por mitad.

¿Debe comunicarse previamente el gasto? Para evitar problemas siempre debe consultarse por el progenitor custodio al no custodio sobre la conveniencia y/o necesidad del gasto (salvo supuestos excepcionales y urgentes en que ello no sea posible).

¿Hay alguna formalidad necesaria para hacer el gasto? Recomendamos siempre dejar constancia de la solicitud de conformidad por algún medio que luego, en caso de discusión, permita probar que el gasto fue solicitado y consensuado por ambos cónyuges. Hoy es muy fácil enviar un email o un whatsapp, e incluso grabar la conversación que se mantiene con un ex para tener buena prueba de la normalidad del gasto soportado.

Caso de no existir el acuerdo de ambos progenitores respecto al gasto propuesto, debería contactarse con el abogado que habitualmente le asesora en la materia para tratar de alcanzar un acuerdo entre profesionales.

Muchas veces nos encontramos con el hecho de que por el escaso importe del gasto extraordinario el progenitor solicitante ha de hacerse cargo sin más dado que los costes y molestias que ocasiona la reclamación no merecen siquiera la discusión.

Dice nuestro Tribunal Supremo, aunque luego nos podemos encontrar criterios dispares en la jurisprudencia de Audiencias Provinciales, que con relación a los gastos extraordinarios, y en atención a su peculiar naturaleza, se entenderá prestada la conformidad si, requerido a tal efecto un progenitor por el otro, de forma fehaciente, es decir, que conste sin lugar a dudas la recepción del requerimiento, se dejare transcurrir un plazo de diez días hábiles sin hacer manifestación alguna. En el requerimiento que realice el progenitor que pretende hacer el desembolso, se deberá detallar cuál es el gasto concreto que precise el hijo, y se adjuntará presupuesto donde figure el nombre del profesional que lo expide.

Si no se consigue acuerdo entre las partes, ni tampoco con la intervención de los letrados, será necesario acudir al juzgado a solicitar autorización judicial, mediante la acción del artículo 156 del Código Civil.

Señala nuestro Tribunal Supremo que son gastos extraordinarios de carácter médico los odontológicos y tratamientos bucodentales incluida la ortodoncia, prótesis, logopeda, psicólogo, fisioterapia o rehabilitación (incluida natación) con prescripción facultativa, óptica, gastos de farmacia no básicos y con prescripción médica, tratamientos de homeopatía y, en general, cualquier otro gasto sanitario no cubierto por el sistema público de salud de la Seguridad Social, o por el seguro médico privado que puedan tener concertado los progenitores.

Señala nuestro Tribunal Supremo que son gastos extraordinarios de carácter educativo las clases de apoyo escolar motivadas por un deficiente rendimiento académico.

No tendrán la consideración de extraordinarios, por ser gastos ordinarios usuales incluidos en la pensión alimenticia destinada a cubrir necesidades comunes, los de vestido, ocio, educación, incluidos los universitarios en centro públicos (recibos expedidos por el centro educativo, seguros escolares, AMPA, matrícula, aula matinal, transporte y comedor en su caso, material docente no subvencionado, excursiones escolares, uniformes, libros).

Son gastos ordinarios no usuales las actividades extraescolares, deportivas, música, baile, informática, idiomas, campamentos o cursos de verano, viajes al extranjero, fiestas de cumpleaños u onomásticas y otras celebraciones necesarias de los hijos, así como los gastos de colegio/universidad privados, máster o curso de postgrado, y las estancias en residencias universitarias, colegios mayores o similares, que deben ser en todo caso consensuados de forma expresa y escrita para que pueda compartirse el gasto y a falta de acuerdo, serán sufragados por quien de forma unilateral haya tomado la decisión, y sin perjuicio de que pueda ejercitarse con carácter previo la acción del artículo 156 del Código Civil , si la discrepancia estriba en si debe o no el menor realizar la actividad.

Lamentablemente este post es meramente orientativo, y seguiremos batallando cada día para ir aclarando un poquito más la materia. Algún día nuestro legislador podría tener el detalle con todos nosotros y especificar una lista o baremo en la que quedasen fijados sin lugar a duda unos criterios razonables de aplicabilidad de la legislación en esta materia.

 

Anuncios